Cómo limpiar cortinas de cristal de cerramientos

Cómo limpiar cortinas de cristal de cerramientos

Desde Crimasa queremos ofrecerte algunos consejos relativos a la limpieza de las cortinas de cristal de los cerramientos. Lo hacemos como expertos en el acristalamiento de superficies tanto para tu hogar como para tu negocio. Con dichos consejos podrás hacer que siempre luzcan en perfectas condiciones y que puedas implementar de hecho su durabilidad. Y es que los cerramientos de cristal pueden ampliar la amplitud de un espacio, sacarle partido al conjunto exterior o en general otorgar una estancia de gran confort y comodidad. 

1.- Eliminación de residuos

Lo primero que debemos tener siempre en cuenta con las cortinas de cristal es la eliminación de los residuos y el polvo. Este, generalmente se acumula en la parte inferior de nuestras cortinas de cristal, una parte que debe mantenerse siempre limpia. Por ello, con cierta regularidad debemos limpiar e impedir que se acumule el polvo y los residuos que en general quedan en dicha parte por ser las cortinas de cristal un elemento que hace de separación. 

Así pues, en primer lugar debemos tener en cuenta la propia suciedad que se acumula en la parte inferior de nuestras cortinas de cristal y que es de hecho la más abundante. 

2.- Limpieza de los propios cristales

Como no podía ser de otra manera, también debemos encargarnos de la limpieza de los propios cristales de nuestro cerramiento. Estos son los que nos dejan ver el exterior y al mismo tiempo los que dejan pasar la luz. Es así que para que cumplan correctamente su función y de paso resulten estéticos debemos procurar que permanezcan limpios. 

Para su limpieza, existen productos específicos para cristales que podemos emplear en ellos o simplemente agua. De forma general, bastará con pasar una toalla de microfibra para evitar rallar la superficie. Simplemente con un par de pasadas quedarán relucientes y cumplirán perfectamente con su función y con la espectacular vista que ofrecen. Debemos evitar en la limpieza de los cristales productos abrasivos que puedan dañarlos a ellos o a la estructura de todo nuestro acristalamiento. 

3.- Lubricación del conjunto

En tercer lugar no podemos pasar por alto la importancia que tiene la lubricación de nuestro conjunto de acristalamiento. En efecto, las cortinas de cristal deben ser lubricadas para evitar posibles roturas en el conjunto de la estructura. Es así que esta lubricación suele hacerse generalmente con spray de silicona y nunca debe hacerse con cualquier otro producto. 

Cualquiera de ellos solo contribuiría a depositar residuos que posteriormente pueden dañar toda la estructura. 

De cualquier manera, y en el caso de que tengas cualquier duda acerca de las cortinas de cristal de tu vivienda o negocio, te recomendamos que siempre consultes con expertos para saber cómo debes actuar. En Crimasa contamos con el mejor equipo siempre a tu disposición y listos para ayudarte de forma previa antes de la instalación con nuestras sugerencias y consejos, durante la propia instalación con el servicio más profesional y después de que esta haya terminado con el mejor asesoramiento para el mantenimiento de tu acristalamiento.